Los baracalofis, la sorprendente sensación del verano

Vale, de acuerdo. El titular tiene un puntito de click bait, ese truco que emplean blogueros, youtubers e influencers para que la gente pinche más en sus entradas, frases en plan ‘mi hermana me quema los gayumbos’, ‘me caso con un ornitorrinco’ o ‘he visto un OVNI en Valdebotijo del Pitorro Grande’. Porque, a ver, los baracalofis existen desde hace muuuccho tiempo, tienen gran éxito en casi todas partes y están riquísimos… pero, bueno, no son exactamente la “sorprendente moda” de este verano. Como todo, esto tiene su historia.

Quien esto escribe conoce a Amancio Martínez, actual alcalde de Valdeavellano, desde hace treinta años, desde que yo comencé a hacer mis primeras prácticas en el periódico en el que él trabajaba: ‘Campo Soriano’, un trisemanario que compartía quiosco (y se alternaba en los días de la semana) con ‘Soria, Hogar y Pueblo’.

Era tradición sagrada por aquel entonces que la jornada vespertina comenzara en la Taberna Cascante, a 50 pasos de la redacción, con el trasiego de unos buenos gin tonics o, en el lenguaje de Amancio: “Unos baracalofis”. El palabro, que es un neologismo en toda regla (aunque con poca fortuna, al menos hasta el momento), se me ha quedado grabado desde entonces. Y ahora es el momento de desempolvarlo.

Recuerdo aquellas rondas de baracalofis con mucho cariño y con muchas risas, como una tertulia en la que los novicios aprendíamos mucho del periódico, del periodismo soriano de la época, de los intríngulis y vergüenzas de esta Soria nuestra… y de la vida. Los baracalofis eran el elixir que soltaba lenguas y desataba nudos gordianos mejor que la afilada espada de Alejandro.

Luego la vida no siguió igual y Amancio dejó el periodismo, abrió una imprenta, cerró una imprenta, volvió al periodismo (en ‘Heraldo de Soria’, en el que yo fui su jefe), se jubiló, se metió en política, salió alcalde de Valdeavellano y puso en marcha, con El Hueco, el proyecto Razón Valley, Smart Butter for Repopulation, del que deriva el Razón Valley Music Festival, que comienza mañana en su pueblo. Y el círculo se cierra aquí porque no hay lugar mejor que un festival de música para disfrutar de unos buenos baracalofis. ¿No?

Autobús de la Repoblación

Después del largo viaje de los últimos diez días, esta semana nuestro Autobús de la Repoblación solo tiene como destino esa pequeña localidad del Valle de la Mantequilla, donde ya durmió anoche.

En el Razón Valley Music Festival (o sea, lo que Cervantes llamaría Festival de Música del Valle del Razón) vamos a disfrutar de dos noches especiales. Yo espero que lleguen a ser mágicas. Que, al menos durante un momento, cualquier persona que asista pueda vivir ese instante único, esa conexión, tal vez inesperada y furtiva, con la música, con unos ojos, con el aire, con las estrellas, con una cerveza (je, je)… esa conexión que convierte en memorable la más simple de las cosas.

En la cuestión musical, los dos conciertos son espectaculares. En el del viernes, actúan cinco grupos y un DJ, finalistas de nuestro concurso Música Para La Repoblación. Cualquiera de ellos podría haberlo ganado, porque estuvo realmente reñido. Si  no los has escuchado nunca, te sorprenderá la calidad de todos ellos. Me apuesto tres baracalofis a que habrá uno, por lo menos, que te va a gustar mucho, entre los sonidos de Los de la Guitarra y El Copón, Daniel Guantes, Sioqué, Spice Must Flow o Herman Moor.

(Hablando de reencuentros, en Spice Must Flow me topé, después de años, con Nacho Díaz (bajista de la banda), de quien había sido su redactor jefe mientras hacía sus prácticas de periodismo en ‘Heraldo de Soria’).

Estos son los horarios previstos para la sesión del viernes:

  • 20:30 – Apertura de puertas
  • 21:00 h. – 21:40 h. LOS DE LA GUITARRA Y EL COPÓN
  • 22:00 h. – 22:40 h. DANIEL GUANTES
  • 23:00 h. – 23:40 h. SIOQUÉ
  • 00:00 h. – 00:40 h. SPICE MUST FLOW
  • 1:00 h. – 02:30 h. DJ HERMAN MOOR

En el concierto del sábado tenemos a Shinova y Depedro, dos nombres que, si te gusta la música indie (o como se llame ahora), seguro que ya conoces. Y si no, pídele a San Google que te muestre algo de ellos y ven a verlos a Valdeavellano.

La sesión la abre El Guapo Calavera, que se presentó como solista al concurso, se reconvirtió en grupo, tocaron de puta madre, causaron sensación y se hicieron con el trofeo, que era 500 eurillos y participar en el Sonorama de este año. Tocan el jueves 8 de agosto, a partir de las 18.30, en el escenario del cámping. Tengo que confesar que a mí me encantaron, no; lo siguiente. En Valdeavellano la formación estará compuesta por Ángel, al bajo; Ana, al violín; Shane, a la batería; y Mitxel, a la guitarra y voz.

El cartel lo completan Octubre Polar, que comienzan a hacerse un hueco en la jungla de la música, y el DJ King Blond (uno de los favoritos del voto popular).

Los horarios, aquí:

  • 20:30 h. – Apertura de puertas
  • 20:45 h. – 21:15 h. GUAPO CALAVERA
  • 21:45 h. – 22:30 h. OCTUBRE POLAR
  • 23:00 h. – 00:00 h DEPEDRO
  • 00:30 h. – 01:30 h. SHINOVA
  • 01:45 h. – 02:45 h. DJ KING BLOND

Hay más cosas este fin de semana en Valdeavellano, como una Jornada de Innovación Tecnológica en el Medio Rural, que está teniendo un exitazo de asistentes, exhibición de drones (sábado de 18 a 20 horas, en La Pista, junto al frontón), sesión de DJs y migas (sábado, de 13.30 a 16 horas, en el albergue municipal) y preparación de baracalofis (esto último es broma).

Patrocinios y apoyos

El festival está organizado por el Ayuntamiento de Valdeavellano de Tera y El Hueco, y cuenta con el apoyo del Sonorama-Ribera, la Red Rural Nacional, el Carné Joven de Castilla y León de la Junta de Castilla y León, la Diputación de Soria, Asopiva, Numancia Sistemas Contra Incendios y M-Audiovisuales.

El Autobús para la Repoblación está en marcha gracias al patrocinio principal del Grupo Red Eléctrica de España, y al apoyo de Bankia, Cesce, la Red Rural Nacional del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, y la Fundación Biodiversidad, del Ministerio Para la Transición Ecológica.

 

 

 

Deja un comentario