1.063 kilómetros con ajos, arte y casas bosque

Esta semana vamos a hacernos 1.065 kilómetros en el Autobús de la Repoblación para visitar Las Pedroñeras, en Cuenca; Oliete, en Teruel; y Caspe, en Zaragoza.

La Feria del Ajo de Las Pedroñeras en su edición del año pasado.

La Feria del Ajo de Las Pedroñeras en su edición del año pasado.

Mañana, viernes, 26, estamos en Las Pedroñeras, en su famosa Feria del Ajo. El autobús se estacionará en el recinto ferial desde las 11 de la mañana y a las 19 horas se presentará la feria Presura en el Centro de Empresas. La Feria del Ajo de Las Pedroñeras, que llega este año a su edición número 48, es una cita imprescindible para los profesionales del sector, donde pueden conocer las novedades del mercado y actualizar sus conocimientos. Cuenta con un amplio programa de actividades con conferencias, concursos gastronómicos y exposiciones. En el Concurso Nacional de Cocina los cocineros se dan cita para demostrar sus habilidades y dotes culinarias.

El colectivo artístico Boamistura.

El colectivo artístico Boamistura.

El sábado, 27, y el domingo, 28, estaremos en Oliete con nuestros amigos de Apadrina un Olivo para acompañarles en la inauguración del espectacular mural que ha pintado en su almazara el prestigioso colectivo artístico Boa Mistura. (Aquí, un reportaje de televisión sobre el proceso de pintura).

La obra de Boa Mistura (con las palabras ‘querer volver’ ocupando la fachada del edificio) se propone ser un icono de la repoblación de la España vaciada. “Queremos mostrar al mundo rural, que la recuperación de un pueblo poniendo en valor sus recursos endógenos es posible con pasión, iniciativa emprendedora e innovación social”, nos cuentan desde Apadrina un Olivo.

La Casa Bosque de Caspe.

La Casa Bosque de Caspe.

Tras Oliete, el Autobús de la Despoblación visitará Caspe, en Zaragoza, donde el 29 de julio se presentará la feria Presura en un coloquio en La Casa Bosque. El autobús estará abierto al público desde las 10 de mañana en la plaza de Aragón de la localidad, y a las 12 será presentado a las autoridades, instituciones locales y prensa.

 La Casa Bosque podría ser una de las muchas que se quedan en las pequeñas poblaciones rurales, abandonada, derruida y desterrada en el olvido. Un grupo de jóvenes caspolinos quiere evitarlo, recuperarlo, devolverle la dignidad que corresponde, y convertirlo en un espacio sociocultural de dinamización rural. Alejandro Giménez, presidente de la asociación nos comenta: “Estamos muy agradecidos al Hueco por habernos incluido en su recorrido, ya que proyectos como el nuestro pueden favorecer el asentamiento rural, ser inspiración y replicarse en otros lugares. La restauración de La Casa Bosque y su adecuación nos va a permitir disponer en Caspe de un espacio de encuentro y cooperación, para la creación de proyectos de innovación y emprendimiento social y empresarial, que generen un importante impacto para el desarrollo rural de la zona.”

 

Deja un comentario